Nuestro Colegio tiene una larga trayectoria con el baloncesto, deporte que ha dado decenas de éxitos y alegrías a lo largo de nuestra historia. Pero, ¿por qué baloncesto?  lo podemos responder de la siguiente manera.

Beneficios físicos de jugar al baloncesto

Cuida y protege el sistema cardiovascular.
Estimula el crecimiento de la masa ósea y muscular.
Desarrolla el equilibrio.
Estimula y proporciona una mejor coordinación motora.
Ejercita la agilidad muscular.
Activa los reflejos.
Desarrolla la resistencia física al cansancio.
Estimula la liberación de endorfinas, las llamadas “hormonas de la felicidad”. Motivo por el que los niños (y adultos) se sienten mucho mejor y más felices después de hace deporte, en este caso después de jugar al baloncesto.

Beneficios a nivel cognitivo 

Aumenta la atención y concentración.
Fomenta la rapidez en la toma de decisiones y de ejecución
Enseña a los niños a actuar con rapidez, a tomar decisiones y a resolver las situaciones problemáticas.
Beneficios a nivel emocional y social de jugar al baloncesto

Fomenta la autonomía de los niños
Ayuda a controlar temperamento y a aceptar la frustración.
Desarrolla el autocontrol, en niños temperamentales.
Favorece autoestima y autoimagen.
Aumenta la seguridad y la confianza en sí mismo.
Fomenta la convivencia y la sociabilidad, ideal para los niños tímidos.
Permite conocer a más niños y niñas con los mismos intereses.
Fortalece los lazos afectivos con los compañeros, amigos y/o familiares con los que juega.
Favorece estilos de vida sanos alejando a los niños del sedentarismo, previniendo la obesidad y otras enfermedades derivadas de no hacer deporte.
Enseña valores tan importantes como la cooperación, el compañerismo y el trabajo en equipo.