¡¡¡Oooohhhh!!…..se acabó lo bueno. Estamos muy tristes por despedirnos de esta semana de convivencia tan increíble. Nos es imposible ponernos de acuerdo para decir qué ha sido lo mejor de estos días. Lo que sí sabemos es que por encima de las actividades, los juegos, las comidas, y las aventura; estar juntos y compartir estas experiencias es algo no vamos a olvidar. Han sido muchos días de risas, aventuras, conocernos mejor, aprender mucho y darnos cuenta de que sabemos más inglés de lo que creíamos.

Bueno, dejando las penas a un lado vamos a contaros la noche de ayer que fue genial. Tuvimos una gala de “Got Talent” en la que los que quisieron actuaron para el resto del campamento.

Hubo actuaciones de todo tipo: bailes, magia, técnicas futbolísticas, juegos de habilidades, karaoke con dedicatorias incluidas…lo importante es que todos participamos de algún modo.

Llegó la hora del terror…había que irse a la cama pero era la última noche y había que disfrutarla.

Así que decidimos coger las mantas y los sacos y tirarnos en el suelo para poder estar todos juntos. Lo profesores entraban de vez en cuando para controlar que todo iba bien pero sin ninguna esperanza de hacernos callar. Estuvimos cantando, hablando de nuestra infancia (con anécdotas que no podemos compartir con vosotros) cotilleando, viendo videos de miedo…y sin darnos cuenta nos dieron las cinco de la mañana. Creo que nadie acabó durmiendo en su cama. O mejor dicho, creo que nadie acabó durmiendo, ni en su cama.

A la hora de despertarnos(8:30) la imagen de las habitaciones era desoladora. Mantas por todos lados, restos de chucherías, linternas tiradas y una mezcla de olor a pies y a cumpleaños infantiles. Lógicamente lo primero que tuvimos que hacer al levantarnos fue recoger todo el desastre.

Fuimos a desayunar, como todas las mañanas y tras hacer las maletas comenzamos nuestras actividades. Hoy empezamos el día con un taller de repostería y después hemos visitado la granja del campamento y hemos ayudado a dar de comer a los animales. Por último hemos aprendido a hacer quesos. No sabemos como estarán pero son creaciones nuestras y solo por eso ya tienen mucho valor. Por cierto, el postre de hoy han sido nuestras tartas y no es por nada pero nos han salido bastante ricas.

Ahora estamos despidiéndonos del campamento y de los monitores. Algunos de nosotros les han hecho regalos y la verdad es que los vamos a echar de menos. Estamos tristes pero nos consuela saber que el lunes nos vamos a volver a ver y recordaremos las historias de esta semana. Después de estos días inolvidables nuestra relación dentro y fuera del cole no volverá a ser la misma. Esta aventura nos ha marcado para toda la vida.     

Miguel y Gonzalo